En la última jornada del máster de formación continua de AENOA se estaba debatiendo sobre el papel desempeñado sobre cada uno de los agentes intervinientes en un proyecto de formación continua bonificada. En pleno debate, un compañero tuvo una genial ocurrencia que me permito utilizar hoy para hablar sobre aquello. El concepto sería algo así como el de “La otra Fundación Tripartita”
 
A la hora de organizar un curso de formación bonificada podemos encontrarnos diferentes situaciones, según si la formación se organiza e imparte internamente o ésta se externaliza a una Entidad Organizadora.
 
En el primer caso (formación interna), podríamos decir que el principal agente interviniente es uno, a lo sumo dos. En esta situación es el Responsable de Formación o Recursos Humanos de la empresa quien elabora (o debería elaborar) el Plan Anual de Formación, gestionar las bonificaciones de cada grupo formativo y aplicar éstas en las cuotas de Seguridad Social que correspondiesen. En definitiva, estaríamos hablando de la figura de Juan Palomo, ya sabéis, “Yo me lo guiso, yo me lo como” (estoy hablando de forma general, claro).
 
¿Qué pasa en los casos donde la gestión de Recursos Humanos, la formación, etc. son servicios externalizados? Aquí entra en juego “La otra Tripartita” que como asesores de formación debemos tener controlada y perfectamente coordinada.
 
La otra Tripartita no tiene una sede central en la calle Torrelaguna de Madrid, ni un número 902 para recaudar fondos, ni siquiera tiene un equipo de técnicos al teléfono que siguen un criterio unitario en la resolución de dudas. Nuestra Tripartita es un ente formado por la empresa que recibe la formación (nuestro cliente), nosotros (Entidad Organizadora) y la asesoría laboral (que aplica las bonificaciones). En esta Tripartita cobra total sentido el concepto de Entidad Organizadora. Deberemos estar al tanto de cómo se desarrolla la formación, informar concienzudamente a nuestro cliente sobre los pasos a seguir y, en caso de ser posible, realizar el mismo esfuerzo con el asesor laboral.
 
Se nota que el compañero de máster lidia o ha tenido que lidiar con situaciones complicadas en las que la falta de coordinación de este ente tripartito ha sido fuente de problemas presentes o futuros. ¿Algunos ejemplos? claro:
 
1. Impartimos la formación, emitimos factura y el cliente se descuenta su importe antes que nosotros le indiquemos cuánto se puede descontar y cuándo. Claramente hemos fallado en la parte de información concienzuda a nuestro cliente, o en su caso, al asesor laboral que ha recibido una factura para bonificar de un curso de formación.
 
2. Impartimos la formación, emitimos factura, decimos a nuestro cliente qué se puede bonificar y cuándo y… ¡tachán! al cabo de un tiempo nuestro cliente recibe un requerimiento en el que se le pide devolver un importe indebidamente bonificado. ¿Qué ha pasado? Posiblemente hemos fallado nosotros, hemos cometido un error imperdonable ya que posiblemente hicimos toda la gestión bien menos comunicar la finalización del curso en FTTE. Esto le pasó a un cliente nuestro que hizo un curso con otra Entidad Organizadora:
 
 
3. Impartimos la formación, emitimos factura, decimos a nuestro cliente qué se puede bonificar y cuándo y… ¡tachán! al cabo de un tiempo nuestro cliente recibe un requerimiento en el que se le pide devolver un importe indebidamente bonificado. Hemos revisado el curso y lo finalizamos correcamente ¿qué ha podido pasar?
   a) No informamos concienzudamente a nuestro cliente sobre la cantidad a bonificar.
   b) Sí informamos concienzudamente pero nuestro cliente no hizo lo propio con el asesor laboral.
 
 
Como vemos, es muy importante ser el timón, marcar el camino, desarrollar la coordinación de “la otra tripartita” en aquellos casos donde el éxito de la formación y las bonificaciones aplicadas no dependen únicamente de nosotros.
 
En aquellos casos donde nos encontremos con situaciones parecidas a las expuestas suele quedar únicamente una opción: alegar y alegar, aunque cuando en la casilla de “Diferencia” de la aplicación de la Fundación Tripartita aparece un importe en negativo, difícil lo tendremos.
 
Contadme ¿os habéis visto en alguna situación parecida?

 

Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

1 comentario

Piedras sobre nuestro tejado - · 22 mayo, 2018 a las 16:07

[…] que en este sector son muchos los que intervienen en todo el proceso como ya comenté en otro post (Comerciales, Entidades Organizadoras, Empresas Bonificadas…), cada uno de ellos con sus […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *