En tiempos de dificultades económicas la competencia tiende a volverse feroz, se reinventa y trata de mantenerse a flote de la mejor manera que saben (o quieren).
 
Son varias personas las que me han hecho comentarios del tipo “por ahí se están dedicando a reventar precios” o similares.
 
Es cierto que muchas empresas tratan de mantener/ampliar su cartera de clientes centrándose en bajadas de precio de sus servicios/productos, pero, ¿es una buena manera de sobrevivir en la actual situación?
 
Mi profesión no se libra de estas situaciones y tanto los clientes como empresas de “la competencia” parece que te quieran empujar a tomar este tipo de decisiones. Particularmente no comparto esta estrategia.
 
Pienso que el trabajo profesional, el bien hecho, tiene un valor que ha de ser reconocido en su justa medida y que más que bajar precios o “explotar el mercado” la clave está en ofrecer a los clientes un valor añadido diferenciador de los demás.
 
Quien se dedique a la formación empresarial conocerá este tipo de anuncios:
 
http://elviejoclub.blogspot.com
Desgraciadamente son muchas las empresas de formación que confunden los servicios profesionales con las tómbolas de las ferias de verano que, sin ánimo de menospreciar, no tienen nada que ver con lo que debería ser el objeto último de las primeras. ¿Qué imagen daría Apple si para que compráramos su nuevo I-phone te ofreciera esta paletilla de jamón? 
 
Pienso que las Entidades de Formación (al igual que cualquier otra organización) deben basar su trabajo en una serie de principios y valores donde la ética profesional y la calidad deberían ocupar los primeros puestos de la lista.
 
Con ofertas como la mostrada más arriba sólo se contribuye a dar una imagen de poca profesionalidad y de mendicidad de la formación que consigue devaluarla, menospreciarla y no dotarla del verdadero valor que ha de tener para trabajador/alumno y empresa.
 
Profesionalidad, ética, valor añadido, compromiso, adaptabilidad… deberían ser algunas de las pautas que marcaran el quehacer diario. Sólo así se podrá seguir adelante y dotar al campo de la formación del prestigio e importancia que los que nos dedicamos a ello estamos convenidos que tiene.
 
Un abrazo.
Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

2 commentarios

Nacho Cambralla Balaguer · 24 octubre, 2011 a las 10:17

Vaya José Luis, a veces recibo emailings con publicidad como esa y no veas la percepción que tengo de ellos.

Saludos

Jose Luis · 24 octubre, 2011 a las 22:03

Es cierto, nos llega cada mail que da miedo…

Gracias por el comentario Nacho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *