Llegamos al último post de esta serie relacionada con los Permisos Individuales de Formación. En él expondré un caso práctico que intente aportar algo más de luz sobre estas ayudas a la formación de los trabajadores.
 
Pongamos el caso de una micropyme de tres trabajadores. Ésta dispone de un crédito de formación de 420€ y de 21€ para PIF (5% del crédito disponible).
 
Un trabajador finalizó un curso de fresador en marzo y la empresa bonificó los costes del mismo que ascendieron a 420€.
 
Ahora la empresa solicita dos PIF de 100 horas cada uno cuyo coste salarial es de 2.500€ ¿La empresa se puede bonificar estos costes? La respuesta es sí.
 
Aunque el coste de los permisos supera los 21€ disponibles, la empresa puede beneficiarse del crédito adicional disponible (bolsa de horas) en base a esta tabla:
 
Si la empresa no hubiera utilizado el crédito de formación, podría haber dispuesto de él para subvencionar estos permisos individuales de formación y, el coste no cubierto, subvencionarse con esta bolsa de horas disponibles.
 
¿Habéis probado ya esta ayuda para la formación? ¿Cambiaríais algún aspecto del procedimiento?
 
Un abrazo.
Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *