En muchas ocasiones se dice que la virtud está en el punto medio. Como todo en esta vida, depende.
 
En los planes de formación bonificalbe, la Fundación Tripartita hace hincapié en que la formación a distancia (tradicional y teleformación) debe estar guiada por un tutor que realice un seguimiento proactivo de los avances de los alumnos participantes.
 
Llegados a este punto es aconsejable reflexionar y preguntarnos ¿Qué se entiende por un seguimiento proactivo? Es aquí donde entra en juego la idea inicial planteada.
 
Una actitud proactiva es aquella en la que el sujeto asume el pleno control de su conducta de modo activo. En formación bonificable, un seguimiento proactivo será aquél en el que el tutor toma la iniciativa de contacto con el alumno, plantea cuestiones para la reflexión, anima al alumno a seguir avanzando, etc.
 
Las dudas pueden venir en cuanto a qué se considera un seguimiento suficientemente proactivo para cumplir con los requisitos normativos y/o de calidad. Pues bien, la virtud estará en el punto medio.
 
Una acción formativa en la que el tutor no se pone en contacto con el alumno durante su desarrollo, o simplemente envía un mail y realiza una llamada será incidentada y, seguramente, las empresas participantes verán negada su correspondiente bonificación.
 
Por otro lado, una acción formativa en la que casi a diario el tutor se pone en contacto con el alumno, le insiste en avanzar en los contenidos, le propone ejercicios y planteamientos prácticos sin parar, etc. seguramente sea aceptada por la Fundación Tripartita, aunque esta empresa/alumno no volverá a contar con nosotros en un futuro.
 
Así pues, en estos casos la virtud la encontraremos en el punto medio; en acciones formativas en las que el tutor se ponga en contacto regular con sus alumnos, plantee cuestiones para la reflexión, atienda a las dudas en tiempo y forma, etc. Éstas serán la más beneficiosas para todas las partes implicadas en el proceso.
 
Si bien el ritmo diario puede que a veces nos impida atender a estos detalles, es importante no perderlos de vista y ser conscientes que una formación de este tipo debe cumplir unas pautas mínimas de calidad legales y de ética profesional que ayudarán a seguir avanzando a la sociedad y prestigiando nuestra profesión.
 
Un abrazo.
Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *