Si hablamos dentro del campo de la formación de demanda la respuesta es: depende.
 
El Subsistema de Formación Profesional para el Empleo mantiene que uno de sus principios es el de solidaridad, entendido como que aquellos que más tienen menos ayudas reciben en beneficio de los más necesitados.
 
La formación de demanda (bonificable) no es gratis para las empresas. Se trata de una formación privada que contrata ésta a un proveedor de servicios, paga y, si se siguen correctamente los parámetros establecidos, sus costes pueden ser bonificados totalmente o en parte.
 
Una de las consecuencias de esta filosofía es la Cofinanciación Privada. El artículo 14 del RD 395/2007 lo indica de la siguiente manera: “Las empresas participarán con sus propios recursos en la financiación de la formación de sus trabajadores, según los porcentajes mínimos que, sobre el coste total de la formación, se establezcan mediante Orden del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en función del tamaño de las empresas. No obstante, se podrá excepcionar dicha obligación para las empresas de menos de 10 trabajadores con el fin de facilitar su acceso a la formación“.
 
¿En qué repercute todo esto? La respuesta es sencilla: las empresas a partir de 10 trabajadores deben cofinanciar un porcentaje de los costes de la formación que realicen a sus trabajadores mediante este sistema de bonificaciones.
 
Esta cofinanciación puede ser dineraria o no dineraria. ¿En qué se diferencian?
  • La cofinanciación dineraria es aquella que se consigue cuando los costes de la formación son superiores a la bonificación aplicada por la empresa para esa acción.
  • La cofinanciación no dineraria es aquella en la que se tienen en cuenta los costes salariales de los trabajadores participantes en la acción formativa objeto de bonificación.

Mientras que la primera se trata de una aportación dinerariala cofinanciación no dineraria permite, siempre que sea posible, aplicarse una bonificación del 100% de los costes formativos facturados; es una aportación no dineraria.

 
¿Cómo aplicar una u otra? ¿Cómo justificarla? ¿En qué porcentaje se debe cumplir según el tamaño de la empresa? Otro día lo comentamos.
 
Un abrazo.
Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

3 comentarios

Susana · 6 julio, 2012 a las 16:27

Buenas tardes Jose Luis,

No sé porque a mí me da la sensación que este ámbito de la formación empresarial es relativamente nuevo en nuestro país aunque lleve tiempo existiendo y que la actual situación económica tampoco inspira al optimismo.

No conozco las estadísiticas, pero creo q hasta hace muy poco, pequeñas y medianas empresas tenían cierto recelo en apostar por este tipo de inversión y sobretodo mucho desconocimiento; que unos pocos sectores han salido más beneficiados que otros igual de requeridos de formación; y que con la actual crisis y los recortes esta será una de las partidas presupostarias del ejercicio económico que las empresas prescindiran, entorpeciendo así todo lo q hemos conseguido hasta ahora… Visión pesimista la mía, pero es inevitable la comparación con otros países más abiertos a los cambios y las innovaciones en gestión empresarial. Nosotros aún estamos chapados a la antigua…

Bsos!

Jose Luis Balaguer · 6 julio, 2012 a las 18:25

Buenas tardes Susana,

Gracias por tu comentario. Coincido en lo que dices. Es verdad que en época de recortes, una de las primeras partidas que cae es la de la formación cuando a mi modo de ver debería ser una de las últimas. Influye mucho el patrón cultural de las empresas. Espero que en no mucho tiempo esto vaya cambiando y dejemos la chapa en el trastero y luzcamos un chasis adaptado a los tiempos.

Saludos!

Conciliaciones No Conformes en formación bonificada III - · 23 mayo, 2018 a las 10:12

[…] es el incumplimiento del porcentaje de cofinanciación privada.  Ya traté el concepto de cofinanciación privada hace un tiempo, si bien es cierto que tengo pendiente una segunda parte. Las empresas de más […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *