Trabajo en equipo, compañerismo, solidaridad, aprendizaje recíproco… son conceptos que se enmarcan en prácticamente todos los estilos de gestión empresarial actuales.
 
A mi modo de ver, uno de los factores decisivos que permiten alcanzar esta forma de trabajar es el clima laboral.
 
No es momento de extenderse en tediosas definiciones teóricas sobre este concepto. Sólo decir que sí, que el clima laboral es a grandes rasgos eso que llamamos ambiente de trabajo.
 
Es sabido que entre las personas uno más uno no siempre da como resultado dos. Puede que a veces dé menos y puede que en otras ocasiones el resultado sea bastante superior. Aunque hay muchos factores que influyen en este resultado, quizá el clima laboral sea uno de los más determinantes.
 
Un claro ejemplo de la importancia de ello se da en aquellas situaciones en las que se pretende alcanzar un difícil objetivo.
 
En situaciones de tensión entre compañeros, guerra de guerrillas, incertidumbre y sálvese quien pueda será misión imposible alcanzar buen puerto; habremos fracasado. Sin embargo, en un ambiente enriquecedor, de ayuda mutua, relajado y colaborativo facilitarán la consecución de las metas marcadas.
 
Cada vez se da más importancia a este factor dentro de la gestión de Recursos Humanos. A pesar de ello todavía queda mucho para que su presencia y gestión esté generalizada en las organizaciones.
 
Un abrazo.
Categorías: Recursos Humanos

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *