La pérdida del puesto de trabajo supone el inicio de una transición laboral en la que se, según el caso, se puede experimentar el duelo.
 
El duelo supone un proceso más o menos largo y doloroso de adaptación a la nueva situación. Su intensidad y duración dependerá de muchos factores: forma en la que se ha perdido el trabajo, tiempo que se llevaba trabajando en la empresa, etapa de la vida profesional en la que se produce la pérdida, etc.
 
Las etapas del duelo, exportables a otros procesos de pérdida como la de un ser querido, las rupturas sentimentales, etc. no suelen variar significativamente de una persona a otra y las podemos resumir en las siguientes:
  • Negación: es un mecanismo de defensa ante una situación externa dolorosa y/o amenazante. Trata de retrasar los efectos dolorosos ante la pérdida. Es una fase provisional que pronto será sustituida al comprobar que no nos permite eludir la realidad.
  • Pacto o negociación: donde buscamos una especie de pacto con uno mismo para poder superar la situación traumática.
  • Ira: rabia, resentimiento… y en todas las direcciones (familiares, amigos…). Puede que nos invada una sensación de injusticia al cual buscamos la respuesta.
  • Depresión: que suele aparecer a través de pensamientos circulares y negativas. Dependiendo del entorno y nuestras fortalezas esta fase se extenderá más o menos en el tiempo, resolviéndose satisfactoriamente en condiciones normales.
  • Aceptación: que llega cuando se puede pensar en la situación vivida con normalidad y sin sentimientos negativos. Se podría decir que se llega a un estado de paz interior con la situación que provocó todo el proceso de duelo.
Conocer las fases psicológicas por las que se puede pasar ante una situación de este tipo nos ayudará a afrontarlas mejor. Puede que las fases se acorten en el tiempo y su impacto sea menos significativo.
 
También es bueno indicar que no todas las personas han de pasar por el proceso de duelo ante, como estamos viendo, la pérdida del trabajo. Los factores individuales y la subjetividad del hecho serán determinantes para ello.
 
Un abrazo.
Categorías: Recursos Humanos

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *