Más veces de las que pensamos se dan situaciones en las que existen diferencias entre las bonificaciones aplicadas en los boletines de la TGSS y las notificaciones realizadas a través de la aplicación telemática del SEPE.
 
Los errores pueden darse por diferentes motivos y vienen determinados por tres factores clave: crédito asignado, bonificación aplicada y bonificación notificada.
 
Ante este tipo de situaciones hemos de tener en cuenta que las cantidades notificadas en la aplicación telemática actuarán de límite superior de las bonificaciones admitidas.
 
Existen diferentes lugares dentro de la aplicación telemática donde comprobar si se ha producido esta diferencia entre bonificación aplicada y notificada.
 
Se pueden dar multitud de situaciones que dan como resultado esta diferencia. Detallarlos uno a uno sería muy pesado y extenso, así que os animo a que lancéis vuestras preguntas concretas aquí.
 
Los errores más frecuentes suelen venir dados por:
  • La asesoría/empresa bonifica cantidades diferentes a las que ha notificado la Entidad Organizadora. En estos casos se puede comprobar que existirá una diferencia negativa (se bonifica más de lo notificado).
  • La asesoría/empresa bonifica antes de la finalización de la formación. La Entidad Organizadora no ha notificado la finalización de la formación ni ha informado al cliente para que aplique la bonificación, sin embargo, el cliente aplica ésta.
  • La Entidad Organizadora finaliza la formación fuera de plazo. Recordemos que la notificación de finalización de todas las acciones formativas en la aplicación telemática ha de realizarse con tiempo suficiente antes del último día hábil para la presentación de los Seguros Sociales de Diciembre.
  • La asesoría/empresa aplica la bonificación fuera de plazo, por ejemplo, en los TC de enero del año siguiente.

Y bien, ¿qué podríamos alegar en estos casos?

 
Aquí la cosa se complica. A pesar de ello, podemos justificar documentalmente que la empresa ya devolvió la cantidad que se bonificó indebidamente en cuanto se dio cuenta del error.
 
Si la aplicación telemática falló y podemos acreditar que se produjeron fallos en las comunicaciones de inicio, fin, etc. tendremos mucho ganado.
 
Para evitar este tipo de conciliación no conforme, recomiendo encarecidamente hacer un seguimiento intensivo de los movimientos de crédito de las empresas a las que impartimos/organizamos formación, utilizar las alertas de la aplicación telemática, informar de forma clara y precisa de los plazos y formas de bonificar a las empresas y, sobre todo, a las asesorías.
 
En el próximo post trataré de explicar las conciliaciones no conformes fruto de las famosas visitas de seguimiento y de requerimiento de documentación.
 
Un abrazo.
Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *