Hasta que lleguen los anunciados, inciertos y hasta puede que ansiados cambios en la normativa reguladora de la Formación de Demanda, los profesionales del sector deben seguir su propio camino de mejora continua.

Cada vez más, las empresas apuestan por la innovación y la calidad de las acciones formativas que llevan a cabo. Ya no se conforman con los tradicionales packs de formación y buscan algo más.

Las potencialidades son infinitas y el ofrecer a las empresas contenidos innovadores, actualizados y ajustados a sus necesidades reales, son garantía de éxito

Debemos dar valor a nuestro producto y no ofrecer más de lo mismo. Estas inquietudes y demandas empiezan a verse en el mercado. Un ejemplo de ello son algunos grupos de debate que se empiezan a abrir en LinkedIn.

Proveedores de contenidos y plataformas, consultores, técnicos… todas las partes del proceso pueden y deben implicarse dentro de su ámbito de actuación para conseguir esa evolución y valor añadido.

Tengamos un pensamiento en T, seamos creativos y pongamos en valor nuestro trabajo. Todos saldremos beneficiados.

Un abrazo.

Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *