La respuesta está clara: depende.

Multitud de posts y discusiones en redes sociales han tratado este tema, habiendo versiones dispares al respecto.

En esta ocasión voy a tratar de resumir los puntos clave relacionados con esta cuestión. No soy un experto en fiscalidad, aunque revisando un poco la legislación y la bibliografía sobre el tema, me animo a dar mi opinión personal sobre el IVA en la formación

Lo primero es acudir a la actual Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). El artículo 20.9 de esta Ley dice lo siguiente en cuanto a las actividades sujetas y exentas de IVA:

La educación de la infancia y de la juventud, la guarda y custodia de niños, la enseñanza escolar, universitaria y de postgraduados, la enseñanza de idiomas y la formación y reciclaje profesional, realizadas por entidades de derecho público o entidades privadas autorizadas para el ejercicio de dichas actividades.

Como entidades privadas de formación nos interesa el punto de “entidades privadas autorizadas para el ejercicio de dichas actividades“. El artículo 7 del Reglamento del IVA menciona que se debe entender por entidades privadas autorizadas aquellos centros educativos cuya actividad esté reconocida o autorizada por el Estado, las Comunidades Autónomas u otros entes públicos con competencia al respecto.

Si continuamos con las dudas, en la consulta vinculante V099-13, viene muy bien explicada la situación, y en ella se indica, entre otras cosas que:

La exención no será aplicable a los servicios de enseñanza que versen sobre materias no incluidas en alguno de los planes de estudios de cualquiera de los niveles o grados del sistema educativo español. La competencia para determinar si las materias que son objeto de enseñanza por un determinado centro educativo se encuentran o no incluidas en algún plan de estudios del sistema educativo a efectos de la aplicación de la mencionada exención y teniendo en cuenta a tal fin los criterios anteriormente expuestos, corresponde al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Por lo tanto, si somos una entidad privada y queremos que nuestra oferta formativa esté exenta de IVA, nuestros contenidos deberán figurar en un plan de estudios autorizado por el Ministerio de Educación.

Soy consciente que puede llegar a tratarse de un tema polémico. Con esta exposición simplemente intento arrojar un poco de luz a la cuestión y que cada uno luego pueda extraer sus propias conclusiones.

Por último agradecer la información arrojada por BBVA con tu empresa; Blog de Infoautónomos y los enriquecedores grupos de debate en LinkedIn.

Un abrazo.

Categorías: Formación

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *