Una de las claves para mantener un nivel de salud adecuado es saber desconectar del trabajo una vez finalizamos nuestra jornada laboral.

Debemos saber separar nuestra vida privada y profesional en nuestro día a día y no sólo en épocas estivales. Cuando la frontera entre ambos ámbitos es difusa o inexistente, los problemas de salud aparecerán tarde o temprano.

A veces nuestra rutina diaria nos impide ser conscientes de este error y sin darnos cuenta contestamos mails de clientes de camino al gimnasio, planificamos las tareas para el día siguiente antes de cenar y revisamos las estadísticas de la última publicación en las redes sociales desde la cama.

Problemas derivados de la no desconexión

Todos estos hábitos nos impiden desconectar física y psicológicamente de nuestra actividad profesional y deteriora nuestra vida como personas fuera del ámbito laboral.

La lista de problemas puede extenderse tanto como queramos:

  • Estrés.
  • Insomnio.
  • Deterioro de las relaciones personales.
  • Dolores musculares.
  • Problemas estomacales.
  • Ansiedad.
Sugerencias para desconectar del trabajo

Saber desconectar del trabajo supone tomar conciencia de nuestros malos hábitos para poder combatirlos. Esta lucha es más fácil de lo que parece y bastará tomar en consideración una serie de recomendaciones:

  • Organiza tu tiempo. Existen multitud de alternativas para conseguirlo. Lo fundamental es dedicar cada momento a lo que te has propuesto.
  • No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. En nuestro trabajo no debemos caer en la procrastinación, dejando para más adelante tareas pendientes.
  • Desconecta de los mails de trabajo fuera de horario, de las redes sociales profesionales, del teléfono y de tus pensamientos sobre el trabajo.
  • Date tiempo para participar en actividades agradables como excursiones, cena con los amigos, cine, series, estar con la familia, etc.
  • Cumple los horarios marcados si en algún momento te tienes que llevar trabajo a casa. No dediques más tiempo al marcado inicialmente a realizar trabajo desde casa.

Podemos aprovechar estos meses de verano para poner en práctica estas sugerencias. Es cierto que podrán requerir de un esfuerzo extra, pero los beneficios que conseguiremos harán que valga la pena.

Un abrazo.

Categorías: Recursos Humanos

Jose Luis Balaguer

Psicólogo, auditor de formación bonificable, master en Dirección y Gestión de RRHH y técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Me gusta escribir, las nuevas tecnologías, el deporte y la naturaleza. Actualmente trabajo como técnico de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *